OSA

Orden de San Agustín

"Anima una et cor unum in Deum!" (Regula)

Menu
Pensamiento de San Agustín
Tú, oh Verdad, me has acompañado en mi camino, enseñándome lo que debo evitar y lo que debo desear.
(Confesiones 10,40)
Señor mi Dios, escucha mi oración. Considera piadosamente mi deseo, que no me toca sólo a mi mismo, sino también al bien del prójimo.
(Confesiones 11,2)
Recuerda, hay uno que te escucha, no dudes en rogarle. El está dentro de ti. Sólo tienes que purificar los más secretos rincones de tu corazón. El es el Señor nuestro Dios.
(Coment.Ev.san Juan, 10,1)
Enlaces

Beata Elena de Údine

Abril 23

Elena Valentini nació en Údine –bella ciudad italiana de ambiente prealpino–, en torno a 1396. Se unió en matrimonio con el aristócrata Antonio Cavalcanti hacia 1414 y fueron padres de seis hijos. Después de enviudar en 1441, determinó ser terciaria agustina. La palabra vibran te del agustino Ángel de San Severino la animó a entregarse a una vida dedicada al ejercicio de la caridad con los necesitados. Como laica agustina llevó la penitencia hasta el extremo, cambiando de forma esencial su anterior forma de vida.

A pesar de su delicadeza de espíritu, no le faltaron crisis y momentos de turbación personal que sirvieron para medir su fortaleza de ánimo y la hondura de sus convicciones. Quiso imitar a Jesucristo y toda mortificación le parecía insuficiente. Soportó pacientemente una dolorosa enfermedad en los tres últimos años de su vida. A causa de la fractura de los dos fémures en 1455, pasó sus últimos años postrada en un humilde lecho, en serena y paciente espera de la muerte, acaecida el 23 de abril de 1458. El evangelio era su delicia. Amaba de corazón a la Orden. Se distinguió por un gran espíritu de penitencia, obediencia, humildad, la devoción a la pasión del Señor, amor a la Eucaristía y por la entrega al prójimo.

Fue enterrada, inicialmente, en el rincón de la iglesia de santa Lucía donde en vida solía abandonarse a la contemplación, oculta en el pequeño “oratorio” de madera que se había hecho construir para librarse de la admiración y de la curiosidad de los fieles.

Después de diversos traslados, sus restos mortales fueron colocados en la catedral de Údine, donde, desde 1845, están expuestos a la veneración de los fieles. El beato Pío IX confirmó su culto en 1848.

© Copyright 2011-2017 - Orden de San Agustín - Contactos - Última modificación: 24. 11. 2017 - Site is powered by CMS Made Simple

Disclaimer: The links on this site have been carefully reviewed and selected. The Augustinian Order has no control over these listed sites, any changes or additions made to their content, or links to other sites that they may contain. For that reason, we cannot completely guarantee the reliability, appropriateness or theological orthodoxy of the total contents of these sites. Additionally, inclusion on this site does not imply endorsement of any product or service that may be offered for sale or advertised on these sites.