OSA

Orden de San Agustín

"Anima una et cor unum in Deum!" (Regula)

Menu
Pensamiento de San Agustín
Venid, cantemos, hermanos y hermanas. No por placer nuestro, en el descanso, sino para alegrarnos en el trabajo. Como peregrinos en el camino, cantemos en la esperanza, pero prosigamos caminando.
(Serm. 256,3)
Tú, oh Verdad, me has acompañado en mi camino, enseñándome lo que debo evitar y lo que debo desear.
(Confesiones 10,40)
Recuerda, hay uno que te escucha, no dudes en rogarle. El está dentro de ti. Sólo tienes que purificar los más secretos rincones de tu corazón. El es el Señor nuestro Dios.
(Coment.Ev.san Juan, 10,1)
Enlaces

Beata Josefa María de Benigánim, virgen

Enero 23

Josefa Teresa Albiñana –que éste era su nombre de bautismo– nació el 9 de febrero de 1625 en una familia de escasa labranza pero sobrada piedad. Quedó muy joven huérfana de padre. Superadas algunas dificultades de salud, ingresó como hermana de obediencia en el monasterio de su pueblo natal, el 25 de octubre de 1643. Este monasterio pertenece a las agustinas descalzas, Orden fundada por san Juan de Ribera, entonces arzobispo de Valencia, a finales de 1597. Su peculiaridad estriba en compaginar como textos carismáticos la Regla de san Agustín y las constituciones de santa Teresa de Jesús.

Murió el 21 de enero de 1696 a los 71 años, tras cincuenta y tres de vida religiosa. Josefa Teresa pasó a la historia de la Orden como Josefa María de Santa Inés. Ordinariamente se la llamaba Madre Inés. Pronto se extendió su fama de poderosa intercesora ante Dios, y el pueblo comenzó a pasar de boca en boca milagros y gracias obtenidas por su mediación. Uno de sus fervientes devotos fue el agustino recoleto san Ezequiel Moreno, fallecido en 1906.Al ser beatificada Josefa María en 1888, san Ezequiel comenzaba la restauración de la Provincia recoleta de Colombia y la eligió como su patrona.

© Copyright 2011-2017 - Orden de San Agustín - Contactos - Última modificación: 24. 11. 2017 - Site is powered by CMS Made Simple

Disclaimer: The links on this site have been carefully reviewed and selected. The Augustinian Order has no control over these listed sites, any changes or additions made to their content, or links to other sites that they may contain. For that reason, we cannot completely guarantee the reliability, appropriateness or theological orthodoxy of the total contents of these sites. Additionally, inclusion on this site does not imply endorsement of any product or service that may be offered for sale or advertised on these sites.