OSA

Orden de San Agustín

"Anima una et cor unum in Deum!" (Regula)

Menu
Pensamiento de San Agustín
Afronta el mundo igual que afrontas el mar en tempestad y cuando tu corazón esté agitado por la concupiscencia, pide ayuda y despierta a Cristo que duerme en tu corazón.
(Serm. 76,9)
Hemanos y hermanas, somos parte de un solo Cuerpo y tenemos una sola Cabeza, en el cielo. No nos vemos los unos a los otros con nuetros ojos, pero nos conocemos por el amor que nos une.
(Coment.1Carta S.Juan 6,10)
Venid, cantemos, hermanos y hermanas. No por placer nuestro, en el descanso, sino para alegrarnos en el trabajo. Como peregrinos en el camino, cantemos en la esperanza, pero prosigamos caminando.
(Serm. 256,3)
Enlaces

Los agustinos en la ONU

La Orden de San Agustín está asociada a las Naciones Unidas como Organización no gubernamental, y como tal, trabaja en estrecha unión con la Misión del Observador Permanente de la Santa Sede, y con otras organizaciones no gubernamentales, tanto religiosas como laicas.

La primera comunidad de cristianos de Jerusalén era conocida por su comunión de vida y de bienes, de alegrías y de esperanzas, en solidaridad y amor. Por lo que se refiere a Agustín, esta experiencia es una referencia para los agustinos: tener “una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios”, “compartir con quien está necesitado” y “tener todo en común” es el estilo de vida que nos proponemos adoptar hoy, los mismos principios que Agustín adoptó para su comunidad.

El papel de los agustinos en la ONU

1. Estimular la conciencia y preparar a los agustinos para la misión de educación y promoción de una cultura de la paz y de los derechos humanos.

2. Familiarizar a nuestros laicos con las declaraciones, los proyectos y las actividades de las Naciones Unidas, especialmente en los sectores relativos a educación, derechos humanos y erradicación del hambre.

3. Animar a la creación del secretariado de Justicia y Paz en las Circunscripciones donde aún no existe, y dotarle de más poder en donde ya existe.

“Tú das pan a quien tiene hambre, pero sería mejor que nadie tuviera hambre, aun cuando de este modo no se tendría a nadie a quien dar algo. Tu ofreces vestidos al desnudo: pero, ¡cuánto mejor sería que todos tuvieran vestidos, y no existiese esta necesidad!.” (S. Agustín, Comentario a la primera carta de Juan, 8.8)

© Copyright 2011-2018 - Orden de San Agustín - Contactos - Última modificación: 01. 05. 2018 - Site is powered by CMS Made Simple

Disclaimer: The links on this site have been carefully reviewed and selected. The Augustinian Order has no control over these listed sites, any changes or additions made to their content, or links to other sites that they may contain. For that reason, we cannot completely guarantee the reliability, appropriateness or theological orthodoxy of the total contents of these sites. Additionally, inclusion on this site does not imply endorsement of any product or service that may be offered for sale or advertised on these sites.