Categories: De la Orden
      Date: Aug 28, 2015
     Title: Hacia el Jubileo extraordinario de la Misericordia 1

La Orden de San Agustín inizia una proceso de formación y profundización espiritual hacia el Jubileo extraordinario de la misericordia con una serie de reflexiones ofrecidas por algunos miembros de la Orden y publicadas en YouTube y en los principales medios de comunicación de la Orden. Este proceso se centra en la Palabra de Dios a la luz del pensamiento y del carisma agustiniano, como preparación de este extraordinario acontecimiento jubilar que comenzará el próximo diciembre.

El Cardenal Eduardo Menichelli, Arzobispod e Ancona-Osimo, ha celebrado el solemne pontifical en Pavía, con ocasión de la fiesta de san Agustín, y esta ocasión permite también que el Vicario General de la Orden, P. Joseph L. Farrell tenga la primera reflexión: “Como agustinos, creo que podemos prepararnos del mejor modo posible re-descubriendo el tesoro de sabiduría, espiritualidad y fe que tenemos en los escritos de san Agustín", dice el P. Farrell. Las referencias a la misericordia en las obras de san Agustín son muy numerosas y significativas, porque san Agustín fue consciente de cuánta misericordia había recibido a lo largo de su existencia. "Las cartas, sermones y exposiciones sobre los salmos de san Agustín tiene numerosas referencias a la misericordia, la misma que le llevó a la conversión, y que ha seguido recibiendo a lo largo de su vida" subraya en su intervención el Vicario General de la Orden, tenida el día de santa Mónica, que tanto oró por la conversión de su hijo.

El P. Joseph Farrell recuerda en el primero de estos breves vídeos, como ejemplo de la misericordia en las obras de san Agustín, el comentario a la parábola del hijo pródigo: "Cuando le padre misericordioso se acerca al hijo pródigo, y le pone los brazos sobre los hombros, es como si lo hiciese el mismo Cristo. No se añade un peso más a la espalda del hijo pródigo, sino que el peso que llevaba consigo es más ligero, gracias a Cristo, misericordia de Dios". El P. Farrel termina invitando a seguir leyendo los escritos de san Agustín, para reflexionar sobre la misericordia en nuestra vida, y compartirla con nuestros hermanos.