Categories: De la Orden
      Date: Aug 24, 2014
     Title: Fallecimiento de P. Gonzalo Díaz García
{if ($mydetail == '1')}{else}{/if} Madrid, España
Agosto 2014
Gonzalo fue el tercero de seis hermanos. Realizó los estudios primarios en Valsadornín, su pueblo natal...


Valsadornín, Palencia, 1 agosto 1929 - Madrid, 30 de julio de 2014

Gonzalo fue el tercero de seis hermanos. Realizó los estudios primarios en Valsadornín, su pueblo natal. Estudió humanidades en el seminario de Leganés, de 1944 a 1947. Hizo el noviciado en el monasterio del Escorial, profesando de votos simples, a los 19 años, el 24 de setiembre de 1948.

Los estudios seminarísticos de filosofía los realizó en el monasterio del Escorial, de 1948 a 1951. Cursó la teología en la Universidad pontificia de Salamanca y en el Angelicum de Roma, licenciándose en teología el año 1955 y obteniendo el grado de doctor en el Angelicum en 1957, a los 28 años.

A partir de esa fecha, su vida ha estado vinculada, sobre todo, con el monasterio del Escorial, desempeñando cargos y servicios a la casa y a la provincia agustiniana Matritense en diversas áreas:

En el campo intelectual y del estudio, ha sido profesor de varias materias teológicas, regente de estudios y escritor fecundo de libros y artículos científicos.

En el área de la formación ha sido promotor provincial de vocaciones, miembro del equipo de formación del monasterio del Escorial y maestro de profesos.

En la gerencia, ha sido administrador y secretario de la editorial Ediciones Escurialenses y de la revista La Ciudad de Dios.

En el de gobierno, ha sido rector de la basílica y, durante un total de dieciséis años, en varios periodos, prior de este monasterio.

En el capítulo general celebrado en Roma el año 1989 fue elegido ecónomo general. Cargo que desempeñó durante doce años.

El P. Gonzalo se distinguió siempre por su trato amable, su laboriosidad y su buen hacer.

El mes de febrero pasado le fue diagnosticado un cáncer de páncreas. No obstante, ha podido hacer vida autónoma, apoyado por su hermano, el P. Angel Díaz, religioso también de la provincia. Cuando parecía que iba a comenzar a necesitar asistencia continua para sobrellevar la enfermedad, su estado físico se ha deteriorado aceleradamente, necesitando hospitalización y falleciendo a las pocas horas.

En la enfermedad, como en su vida, ha dado ejemplo de ecuanimidad, amabilidad y profunda religiosidad. La fe ha sido la lámpara que ha iluminado su paso por la tierra.