OSA

Orden de San Agustín

"Anima una et cor unum in Deum!" (Regula)

Menu
Pensamiento de San Agustín
El cansancio de quien ama no es pesado, en realidad da alegría. Lo que cuenta es que se ama.
(Dignidad de la viudez, 21,26)
Auyenta mi locura, Señor, para que pueda conocerte. Muéstrame el camino que debo hacer para poder verte. Así ayudado, espero hacer lo que me has mandado.
(Soliloquios,1,1)
Afronta el mundo igual que afrontas el mar en tempestad y cuando tu corazón esté agitado por la concupiscencia, pide ayuda y despierta a Cristo que duerme en tu corazón.
(Serm. 76,9)
Enlaces

Tolentino y Casia golpeadas por el terremoto


Nuestras presencias en Italia, en las ciudades de Tolentino y Casia, han sido golpedas especialmente en el terremoto del 30 de octubre de 2016.

Gracias a Dios no ha habido víctimas, pero las estructuras, sobre todo las más antiguas, han sufrido daños que necesitarán de muchos años de largas intervenciones.

Desgraciadamente, por el momento, y a causa de estos daños, nuestras estructuras han sido declarados no utilizables, y la presencia de frailes y monjas ha disminuido notablemente.

El inicio del mensaje de las monjas de Casia es este: «con el miedo todavía en el corazón, porque el fuerte terremoto del 30 octubre nos ha obligado a abandonar el Monasterio y a cerrar la Basílica, a causa de los graves daños sufridos». A través de este mensaje, las monjas de Casia piden ayuda, pues «la situación – escriben – es dramática en Casia y en todos los pueblos dañados por el terremoto. […] La tierra sigue temblando, y queremos sentir vuestra presencia cerca de nosotros».

Lo mismo puede decirse de la Basílica de Tolentino, que está en una situación todavía peor.

Pero el testimonio de nuestros hermanos y hermanas es fuerte y valerosa: no abandonaremos a nuestra gente, reconstruiremos juntos, como siempre hemos hecho.

© Copyright 2011-2018 - Orden de San Agustín - Contactos - Última modificación: 09. 08. 2018 - Site is powered by CMS Made Simple

Disclaimer: The links on this site have been carefully reviewed and selected. The Augustinian Order has no control over these listed sites, any changes or additions made to their content, or links to other sites that they may contain. For that reason, we cannot completely guarantee the reliability, appropriateness or theological orthodoxy of the total contents of these sites. Additionally, inclusion on this site does not imply endorsement of any product or service that may be offered for sale or advertised on these sites.